Un fondo de inversión es un producto de inversión colectiva que invierte el dinero de los partícipes en una cesta de diferentes productos en función de su perfil de riesgo y su ámbito geográfico.

Una persona física residente en España y que sea partícipe de un fondo de inversión, ya se encuentre este en España o en el extranjero, tendrá que tributar por el IRPF cuando el fondo le genere alguna ganancia.

Existe la obligación de tributar cuando se produce un reembolso en el partícipe del fondo de inversión. Este reembolso podrá producir un rendimiento que podrá ser tanto positivo como negativo, es decir, se podrá producir una pérdida o una ganancia, y que, a efectos fiscales tendrá la consideración de ganancia o pérdida patrimonial, que tributará en la base del ahorro. Los tipos de la base del ahorro son del 19% al 23% que dependerá de la ganancia obtenida. La escala es la siguiente:

Cantidad Tipo
Hasta 6.000 19%
Desde 6000,01 a 44.000 21%
De 50.000 en adelante 23%

 

Es importante tener en cuenta que, si se traspasa el capital de un fondo de inversión a otro y se produce una ganancia patrimonial, esta estará exenta de tributación. Es decir, el partícipe pagará impuestos hasta que retire su dinero del fondo, solo tendrá que pagar impuestos, de hecho, en el momento de recuperar el dinero invertido.

Por ejemplo, si se vende un fondo, pero el dinero se destina a comprar otro, no se tendrán que pagar impuestos por la ganancia obtenida, solo cuando se retire el dinero del fondo.

Cuando el partícipe recupere el dinero, se aplicará una retención del 19% sobre las cantidades recuperadas. Esta cantidad se restará de la cantidad resultante a pagar en la declaración de IRPF.

En los fondos de inversión se tributará por el beneficio obtenido cuando se retire el dinero. Este beneficio es el resultado de restar el dinero que se invierte y el que se obtiene al reembolsar participaciones. El dinero obtenido a través de los fondos de inversión se integrará con el resto de las inversiones que tenga el partícipe.

Además, podrán deducirse gastos, tales como (i) la comisión de apertura, (ii) la comisión de reembolso, (iii) la comisión de gestión y (iv) la comisión de custodia.

Compensación de pérdidas y ganancias

Cuando se retire el dinero del fondo, se puede obtener tanto una ganancia como una pérdida patrimonial. Las ganancias y las pérdidas patrimoniales se integran y se compensan entre sí y, en caso de que el resultado fuere negativo se podrá compensar con saldos positivos de las ganancias y pérdidas que sean del mismo tipo y que se produzcan en los cuatro a los siguientes.

Por ejemplo, si se ha perdido dinero en el fondo en el año X y en el año X1 se ha obtenido una ganancia, se podrá restar a la ganancia la pérdida del año X.

Se podrán compensar pérdidas durante un periodo de cuatro años y con el límite del 25%.